10 vinos para conocer Ribeira Sacra

Ribeira Sacra no es solo paisajes increíbles y viticultura heroica. Habla mucho del potencial y de la calidad de los vinos de la región que los viticultores, a pesar de las dificultades de trabajar en montaña, continuen apostando a la viña. En mi visita a la región, además de enamorarme de la naturaleza y de conocer personas excepcionales, descubrí vinos que me sorprendieron de forma grata. Las cepas autóctonas gallegas, entre ellas la cepa más cultivada en la región, la Mencía, son variedades muy especiales que cuentan con una historia muy rica de evolución y desarrollo en la región. En los vinos está la esencia de Ribeira Sacra: el relieve, el suelo, los microclimas en los valles de los ríos Sil y Miño, las variedades gallegas y la combinación de lo salvaje y delicado de la naturaleza.

Este es un recorrido por Ribeira Sacra, una de las cinco Denominaciones de Origen de Galicia, a través de sus vinos.

Casa Moreiras, la bodega más antigua de Galicia, fundada en 1692, elabora este vino varietal de la cepa Godello. Juan Vázquez es el actual propietario de la bodega y con quien compartí este vino fresco y muy frutado. En nariz se perciben aromas a peras y manzanas y, también, suaves notas florales. En boca es fresco y delicado. Visitamos la bodega en la tarde y Juan nos esperó con un bizcochuelo gallego de maíz. Una merienda fuera de lo común pero, para mi sorpresa, una muy buena combinación.

La novedad de esta bodega, ubicada en uno de los lugares más hermosos y emblemáticos de Ribeira Sacra, “O Cabo do Mundo”, es este vino de nombre Amarante. Un rosado elaborado con las variedades Mencía y Merenzao que es el primer vino con estas características producido en la región. Aromas a frutas rojas, frutilla y frambuesa. Posee toques herbáceos y especiados sutiles. En boca es delicado con acidez ensamblada.

Este vino es un tinto joven del estilo más característico de Ribeira Sacra, con 90% de Mencía y 10% de variedades autóctonas de Galicia. Su color es rojo cereza con reflejos violáceos. Tiene un aroma intenso frutal con rasgos vegetales y suaves notas florales. Es sabroso en boca, con taninos presentes y buena persistencia.

Leé más sobre mi visita a la bodega: Adegas Moure, tradicional e innovadora

Otro exponente de los vinos más característicos de Ribeira Sacra es el tinto joven 100% Mencía de Vía Romana. Esta bodega, ubicada junto al pueblo de Belesar, en Chantada, se enorgullece de producir vinos sin prisa. Esto se debe a que el vino permanece 8 meses en depósitos de acero inoxidable y luego 6 meses más en botella antes de ser comercializado. Una espera que vale la pena. En nariz posee aromas a fruta roja y especias como pimienta y enebro. Los aromas vegetales están presentes y se mezclan con la fruta, también se perciben suaves notas florales similares al aroma de las lavandas. En boca es de densidad media, frutal y con taninos presentes.

Algunas bodegas de Ribeira Sacra han incorporado a la barrica en la crianza de sus vinos. En Vía Romana cuentan con una pequeña y acogedora sala de barricas donde ocurre la crianza del Vía Romana Barrica un vino varietal de Mencía. Permanece ocho meses en depósitos de acero y luego siete meses más en barrica de roble francés. Los aromas son exquisitos tostados y especias. En boca es redondo, intenso y goloso.

Leé más sobre mi visita a la bodega: Vía Romana, vinos que se elaboran sin prisa

Val da Lenda es una bodega familiar que elabora este vino varietal, joven y sin madera, de la cepa Mencía. La bodega y los viñedos están ubicados en la subzona de Ribeira Sacra denominada Amandi. Víctor Rodríguez que, junto a sus padres, lleva adelante la bodega, nos guió en un recorrido desde la uva al vino. Conocer los viñedos y ver las increíbles pendientes en las que se cultiva, en el marco de un paisaje que te deja sin habla, tiene mucho que ver con el resultado. En el vino están presentes todos esos componentes, además del cariño y sacrificio, con el que esta familia continua elaborando sus vinos. Val da Lenda —Valle de la Leyenda en español— es un vino de color cereza y reflejos violáceos, con una profundidad media. Se destacan las frutas rojas y las especias. En boca es suave, meloso, equilibrado, con taninos redondeados.

Adega Vella está ubicada en el pueblo de Abeleda, perteneciente al ayuntamiento de Teixeira, en la provincia de Orense. Jorge Feijoo y sus familia son los propietarios. Jorge es un apasionado por la viña y la cuida con un amor y dedicación sorprendente. Todos sus esfuerzos durante el ciclo de la vid no son en vano porque en el vino se refleja el resultado de su trabajo. El vino 12 Adega Vella, como su nombre nos adelanta, permanece 12 meses en barrica de roble francés y húngaro. Se elabora en su totalidad con la variedad Mencía. Los aromas a fruta roja madura y especias sumados a los tostados, que se desarrollan en la crianza, hacen de este vino un ejemplar complejo y elegante. Los descriptores vegetales que se encuentran en Mencías jóvenes están presentes pero con matices diferentes, sedosos y delicados. En boca es denso, goloso y de larga persistencia. Catamos este vino junto a una tabla de quesos curados gallegos y chorizos españoles, una combinación perfecta.

Ronsel do Sil es una bodega que se encuentra a orillas del río Sil. El paisaje es exquisito y la construcción está en armonía con el entorno. María José Yravedra, su propietaria, no deja nada al azar. Ella es arquitecta de profesión y desde su infancia y gracias a su padre, Gabriel Yravedra, tiene un contacto íntimo con el mundo del vino. Es una estudiosa de la arquitectura del vino, término creado por ella. En Ronsel do Sil se han propuesto recuperar la Merenzao, una variedad autóctona gallega muy poco plantada. Es una cepa muy sensible que conlleva muchos cuidados durante su cultivo. Este vino de nombre Alpendre, que significa ‘pórtico’ o ‘cobertizo’, es un varietal de Merenzao. Tiene una fermentación en barricas de roble francés, sin adición de levaduras, y luego una maceración también en barricas. Tuve la oportunidad de catarlo directo de la barrica. Es un vino con aromas muy intensos a fruta roja y flores como violetas. También se percibe especias, como pimienta, y la mineralidad del suelo en aroma y en boca, con un cuerpo estructurado y taninos redondeados.

Adegas Lareu fue la primera bodega que visité en Ribeira Sacara y Primitivo Lareu, su propietario, hizo una excelente introducción de la región. Charlamos durante horas mientras recorríamos sus viñedos a orillas del río Miño. Primitivo es un artista, escultor y pintor, y la personalidad del creador también se refleja en el vino, al menos eso creo yo. La etiqueta de este tinto joven, varietal de Mencía, de nombre Sabatelius, está inspirada en una de las obras de Primitivo. Este fue también el primer Mencía que probé de la región y me llamaron la atención las notas verdes, ásperas pero interesantes que se unen a la fruta y a los taninos. Es como si el racimo de uva entero estuviese reflejado en el vino. Esto logra que el vino sea auténtico y único.

Este vino, de nombre Ouvenza, es en su totalidad elaborado con Mencía y permanece 6 meses en madera, otro ejemplar de los Ribeira Sacra con barrica. Tiene una densidad en boca muy apreciable a pesar de que el tiempo en roble no es tan extenso. Se destacan los aromas tostados y a fruta roja madura. El final es persistente, agradable y goloso. El maridaje de este vino fue una tabla de quesos gallegos, de leche de vaca y de cabra, una combinación muy acertada.

By | 2017-06-14T20:58:49+00:00 February 8th, 2017|España, Regiones del Vino, Ribeira Sacra|

About the Author:

Mi nombre es Gabriela y soy la autora de este blog. Soy escritora y sommelier. Viajo lento por las regiones vitivinícolas del mundo en busca de hermosos paisajes, historias y vinos únicos.