5 pueblos hermosos en la región de Luberon en Provence

La campiña francesa es el paraíso para los amantes del vino que disfrutan de los paisajes repletos de viñedos, la paz del campo y la cultura del vino instaurada en cada rincón. En la región Provence-Alpes-Côte d’Azur, en el departamento de Vaucluse, donde se encuentra el Parque Natural Regional de Luberon, los pueblos parecen sacados de la imaginación de un artista. Una asociación denominada Les Plus Beaux Villages de France —que se traduce como Los Pueblos más Bellos de Francia— reúne a muchos de estos centros poblados ubicados en todo el territorio francés.

Cada lugar tiene su propias características y atractivos. Me llamó la atención que sin importar el tamaño o la cantidad de habitantes, todos los pueblos estaban preparados para recibir turistas. Restaurantes —algunos, inclusive, con estrellas Michelin—, tiendas de souvenirs, mercados, fiestas y sitios de interés cultural. Hay para todos los gustos y expectativas. Este es un recorrido por algunos de esos hermosos pueblos.

  • Gordes

Gordes es pueblo ubicado sobre colinas a 370 m de altitud donde todas las construcciones son de la piedra característica de la región. Es el pueblo más visitado del Luberon y tiene cerca de dos mil habitantes. En las calles, estrechas y empinadas, no circulan autos. Hay pequeños comercios, boulangeries, patisseries y restaurantes, pequeños y acogedores. Tiene un castillo que está en el centro de la población. Las vistas hacia la campiña, gracias a estar en un punto elevado, tienen un largo alcance y desde aquí se puede disfrutar de los paisajes formados por las cadenas montañosas de la región.

  • Roussillon

En el pueblo denominado Roussillon se encuentra ubicado uno de los yacimientos de ocre más grandes del mundo. Importantes acantilados y una vegetación densa y frondosa marcan el paisaje. Los colores rojo, amarillo y marrón predominan tanto en la tierra como en las casas, que se vistieron a tono del entorno.

Le Sentier des Ocres —El Sendero de los Ocres— es uno de los atractivos principales de Roussillon. Es un recorrido por los bosques, que se encuentran junto al pueblo, en donde pueden apreciarse los diferentes ocres del yacimiento. Tiene cerca de mil trescientos habitantes y además de los clásicos comercios, hay galerías de arte y tiendas donde se venden productos artesanales como jabones y esencias.

Yacimiento de ocre en Roussillon
  • Ménerbes

Rodeado de árboles de cerezas y de viñedos se encuentra Ménerbes, también ubicado en una colina y con una población de mil habitantes. Solo se puede acceder al pueblo caminando, en la entrada hay un gran estacionamiento donde se aparcan los medios de transporte en los que llegan los visitantes. No hay casas de piedra, ni colores ocre, en cambio, las casas y comercios de Ménerbes comparten un tono claro en sus fachadas.

Fuentes de agua, gatos en las ventanas, faroles y terrazas suman puntos a la hora de evaluar la belleza del lugar. Se percibe la calma y se respira aire limpio gracias a la ausencia de autos en las calles. Aquí es donde se desarrolla el famoso libro “Un año en Provence” del autor Peter Mayle, quien contribuyó con su publicación, en los años 80, a la popularidad, y cotización, de la región.

  • Bonnieux

Rutas en zig zag y rodeadas de montañas y verde nos llevan hacia Bonnieux. Desde lejos puede verse la iglesia construida en el SXII, con estilo romano gótico y conocida como Vieille Eglise, la iglesia vieja. Junto a ella se encuentra la Eglise Neuve, la nueva iglesia, construida en 1870. El pueblo tiene cerca de mil cuatrocientos habitantes y posee galerías de arte, un museo del pan, Musée de la Boulangerie, y numerosos restaurantes con terrazas en las que pueden admirarse hermosas vistas a los valles.

La película “A good year”, protagonizada por Russell Crowe y basada en la novela de Peter Mayle, se filmó en las inmediaciones de Bonnieux.

  • Goult

Este fue el pueblo en el que me alojé durante mi estadía en el Luberon. Goult tiene casi mil doscientos habitantes y los comercios típicos: un café, una boulangerie, una epicerie, un coiffeur. Todo en estos lugares viene en singular y exclusivo. La Place de la Libération se encuentra en el centro del poblado y es el lugar de cita para todos los eventos. Aquí, todos los jueves hay feria de productores locales en donde se venden verduras, embutidos, vino, jabones y esencias, en especial de lavanda. En el café, todos los viernes hay música en vivo.

Goult también tiene un castillo, ahora transformado en lugar residencial. Es increíble ver cómo los cimientos de esta increíble construcción se confunden con la piedra que forma parte de la colina en la que está ubicado el pueblo. Le Moulin de Jérusalem es un molino ubicado en Goult que es mencionado por primera vez en documentos históricos en el año 1750. Son idílicas las vistas desde el molino hacia los viñedos, en especial al atardecer.

Hay más pueblos en el Luberon que vale la pena conocer, más comunidades pintorescas y alegres, en convivencia con la naturaleza, donde se respira paz en las calles, donde la rutina es un elogio a la vida lenta y a los detalles simples.

Suscribite al Newsletter de La Calicata para recibir los nuevos posts en tu email.

También podés seguirnos en Instagram, FacebookTwitter y YouTube

By | 2017-07-25T13:18:45+00:00 June 15th, 2017|Ciudades del Vino, Francia, Luberon, Provence|

About the Author:

Mi nombre es Gabriela y soy la autora de este blog. Soy escritora y sommelière. Viajo lento por las regiones vitivinícolas del mundo en busca de hermosos paisajes, historias que contar y vinos únicos.