Bodegas Carrau, Cerro Chapeu

El cielo estaba gris y caía una lluvia fina y molesta. El pronóstico no era alentador: mal clima para el resto del día. Llegamos a Rivera, ciudad que queda al norte de Uruguay, al amanecer, luego de seis horas de viaje desde Montevideo. Fui con un grupo de estudiantes de Sommellerie. Las calles de la ciudad estaban desiertas salvo por un grupo de jóvenes, que salían de un baile, a los que todavía le quedaban energías.

La Bodega y el Viñedo de Carrau, en Cerro Chapeu, quedan a 10 km de Rivera. La bodega original de la familia está ubicada en el barrio Colón, en el departamento de Montevideo y fue construida en 1887. También cuentan con viñedos en Las Violetas, Canelones. Luego de salir de la ciudad, y viajar unos minutos por la ruta del Aeropuerto, vimos un cartel publicitario de la bodega y creímos haber llegado a destino. Nos equivocamos porque todavía nos quedaban algunos kilómetros por el Camino de la Línea Divisoria entre Brasil y Uruguay. Cada pocos metros había mojones que delimitaban a ambos países. Las nubes comenzaron a moverse y apareció el sol.

Francisco e Ignacio Carrau nos acompañaron en la visita. Primero fuimos a la Bodega Cerro Trindade que queda en Santana do Livramento, Brasil. Recorrimos los tres pisos de la misma y la cava, diseñada para recibir visitas y realizar catas.
Luego, conocimos el viñedo. Las vides estaban en proceso de floración, muy prometedoras. Los suelos en esta zona son arenosos de color rojo y de baja fertilidad. Las principales cepas plantadas son Tannat, Pinot Noir, Sousão —una variedad originaria de la región del Douro en Portugal—, Cabernet Sauvignon y Sauvignon Blanc. Nos contaron sobre los cuidados que tienen con las plantas y lo difícil que es ahuyentar a los pájaros.

La bodega del lado uruguayo, construida en 1997, es moderna y eficiente. El diseño fue concebido para que la mínima intervención fuese necesaria. Para esto, se pensó en la gravedad como aliada debido a que la bodega está construida dentro de un cerro y muchos de los procesos de los mostos pueden realizarse sin necesidad de traslados o la utilización de bombas.

El laboratorio está en el centro y allí se realizan los análisis correspondientes. De cualquier lugar se puede ver todo lo que sucede. Esto hace que la mano de obra necesaria se reduzca y que las personas, que trabajan en la elaboración de los vinos, puedan estar en continuo contacto para controlar los procesos.

La cava es uno de mis lugares preferidos en las bodegas. Me gusta el aroma a vino y madera, las paredes frías, el olor a humedad y que casi no haya luz. Probamos algunos vinos desde las barricas: Sousão y Tannat.
En la casona, con piscina y vista al viñedo, nos esperaban para realizar una cata.

  • Juan Carrau, Sauvignon Blanc, 2015

  • Juan Carrau, Chardonnay, 2009

  • Castel Pujol, Pinot Noir, Reserva 2010

  • 1752 Gran Tradición J. Carrau Pujol, Tannat, Merlot, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, 2006

  • Amat Tannat 2009

  • Vilasar Sousão 2004

El Amat es uno de mis vinos preferidos pero en esta ocasión voy a destacar el Vilasar Sousão 2004. Color evolucionado debido a sus once años de vida pero vivo, aromas a membrillo, mermelada de ciruela y un toque vegetal. En boca, suave, elegante, taninos redondos. Un vino con final largo que invita a seguir bebiendo.

By | 2017-06-14T23:25:06+00:00 December 13th, 2015|Guía de Bodegas, Rivera, Uruguay|

About the Author:

Mi nombre es Gabriela y soy la autora de este blog. Soy escritora y sommelier. Viajo lento por las regiones vitivinícolas del mundo en busca de hermosos paisajes, historias y vinos únicos.