Bodegas Mocén, arte, vino e historia

“Constancia, suerte y buenos amigos”, era una de las frases preferidas de José Luis Ruiz, fundador de Bodegas Mocén. Al leer la historia de esta bodega previo a realizar la visita y una vez en el lugar, al escuchar las anécdotas sobre su fundador contadas por quienes trabajaron junto a él, descubrí que José Luis fue una persona que dejó huellas en todos los que tuvieron el placer de conocerlo.

José Luis Ruiz, de origen humilde, fue limpiabotas a los 14 años. La caja con la que realizaba este trabajo se encuentra en exhibición en el museo de la bodega. Su madre era cocinera y su padre taxista. En Madrid primero fue propietario de una pequeña taberna y luego desarrolló una de las más prestigiosas cadenas gastronómicas: el “Grupo José Luis”. En 1988 comenzó la producción de su propio vino recuperando históricas bodegas ubicadas en el corazón de la localidad de Rueda.

El patio de estilo castellano les da la bienvenida a los visitantes. El suelo es de piedra y se pueden ver carros y elementos de trabajo que se utilizaban hace algunos años en la zona. El sol brilla y la temperatura es agradable, es un hermoso día de primavera en Castilla y León. Sylvia Robles, Responsable del Departamento de Enoturismo, nos recibe para comenzar el recorrido.

La bodega cuenta con 300 hectáreas de viñedo propio más 100 hectáreas que controla estrictamente buscando alcanzar los parámetros más altos de calidad. Las cepas plantadas son Verdejo, Sauvignon Blanc y Viura, en el caso de las blancas, y Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot, las variedades tintas. La vendimia en las parcelas con el sistema de conducción espaldera es mecanizada mientras que en el viñedo más viejo plantado en vaso se realiza la cosecha de forma manual. Ambas se llevan a cabo en la noche para mantener la uva en óptimas condiciones.

Sylvia me cuenta que a José Luis Ruiz le gustaba recibir a sus amigos en la bodega y agasajarlos. Para ello tenía destinado sitios muy especiales. Fotos de celebridades de España y del mundo visitando la bodega decoran las paredes de las habitaciones del antiguo lagar de la bodega, también hay cuadros, principalmente de pinturas taurinas, y algunas esculturas.

Luego de un recorrido por la zona de producción, de gran tamaño y con equipamiento moderno, comenzamos el descenso. Bodegas Mocén cuenta con cuatro niveles de galerías subterráneas con una longitud de 4 kilómetros y a 25 metros de profundidad. La recuperación de estas galerías no fue tarea sencilla y se cree que aún permanecen espacios ocultos. Fueron construidas por los mudéjares, musulmanes que poblaron la zona en el S XI y que luego de la reconquista cristiana permanecieron en la península ibérica.

Caminamos a lo largo de las galerías, bajamos escaleras y atravesamos arcos. A cada paso se ven detalles: barricas, botellas, plantas y muchas placas homenajeando a las visitas de la bodega. Nombres de políticos como José María Aznar, o escritores como Camilo José Cela y cantantes como Raphael, Paulina Rubio, Julio Iglesias, entre otros, aparecen reflejados con palabras de agradecimiento y amistad.

Una colección de ocho mil piezas de vidrio y cristal permanece estática en un rincón de las galerías. El polvo las cubre y en algunos casos se dificulta verlas con precisión. La madre de José Luis le enseñó a su hijo que no había que tirar nada, me explica Sylvia señalando los vasos y copas.

La bodega cuenta con una gran biblioteca cuyos libros pertenecieron a José Luis Ruiz. Historia, narrativa, cocina y viajes son los temas de las secciones. También, a pocos pasos de la biblioteca, un museo con una colección impresionante de obras de arte, que también pertenecieron al fundador de la bodega, espera a las visitas. ¿Cómo llegó a tener tantas piezas?, me pregunté. Una de las razones es que José Luis intercambiaba pintxos por obras en su época de trabajador en el rubro gastronómico. Una muestra más de su carisma y sencillez.

José Andrés Notario, el enólogo de la bodega, se sumó a la cata. Con él charlamos sobre la filosofía de la bodega de respetar a la variedad Verdejo y reflejar las verdaderas características de la cepa en sus vinos. También conversamos sobre viajes y lo hermoso que es conocer regiones vitivinícolas.

Los vinos catados fueron:

  • Mocén Selección Especial Verdejo 2015

Vino joven, afrutado, elegante y gastronómico. Reflejo de la variedad y del respeto por la cepa.

  • Mocén Verdejo fermentado en barrica 2014

Vino que fermenta sobre sus lías en roble francés durante 5 meses. Untuoso, con acidez ensamblada y de persistencia larga.

  • Mocén Sauvignon Blanc 2015

Vino joven, fresco, con aromas intensos a fruta.

  • Cobranza Tempranillo 2012

Vino que permanece 12 meses en roble francés y americano más unos meses en conos de roble francés. Destacan la madera, fruta y especias. Persistente en boca.

El legado y la filosofía de José Luis Ruiz permanecen en el proyecto que inició con mucho cariño y esfuerzo. Sus libros, sus obras de arte, sus vinos, sus agradecimientos y homenajes son reflejo de los momentos compartidos y las enseñanzas que les dejó a las personas con las que compartió su vida.

By | 2017-06-12T20:05:18+00:00 May 27th, 2016|Castilla y León, España, Guía de Bodegas, Rueda|

About the Author:

Mi nombre es Gabriela y soy la autora de este blog. Soy escritora y sommelier. Viajo lento por las regiones vitivinícolas del mundo en busca de hermosos paisajes, historias y vinos únicos.