Casa Grande, una bodega garage

En primavera, con un grupo de amigos sommeliers, visitamos Casa Grande. La bodega queda ubicada en la zona este del departamento de Canelones, Uruguay, cerca de la ciudad de Pando.

Nos recibieron con una sonrisa y ladridos de los lindos, esos que vienen acompañados de cola que se mueve feliz. Florencia De Maio, enóloga e integrante de la familia propietaria de la bodega, nos estaba esperando con Zippo, su perro, que nos acompañó durante toda la visita.

La primera impresión fue que en Casa Grande no hay elementos colocados al azar. Todo está pensado con ojos de stética y armonía. Flores de hermosos colores, elementos de decoración, mucho verde y el viñedo a unos pasos de la casa, son la combinación perfecta para crear un ambiente que invita a quedarse.

Caminamos entre las viñas, observando el suelo, las plantas que estaban floreciendo, y escuchando a la enóloga contarnos sobre las variedades con las que trabajan, entre ellas Tannat, Merlot, Arinarnoa, Viognier, Albariño y Sauvignon Blanc. Había plantas nuevas, que darán sus primeras cosechas en el futuro, y otras, con algunos años de vida, que ya fueron parte de la producción de la bodega.

Washington De Maio se unió al paseo y respondió cada una de nuestras preguntas, con detalles y buena disposición, demostrando sus conocimientos en el oficio y la pasión con la que toda la familia De Maio lleva adelante este proyecto. Zippo seguía con nosotros al firme, no quería perderse de nada.

Luego visitamos el garaje que es el lugar donde, luego de cosechada la uva, se producen los vinos. Nos contaron acerca del proceso, nos mostraron la maquinaria que utilizan y el lugar en donde se almacenan las barricas.

Queso, focaccia, almendras y berenjenas al escabeche, una de las especialidades de la casa, nos esperaban para maridar los vinos. La mesa estaba ubicada en un espacio decorado con objetos antiguos y cuadros.

Los vinos catamos fueron:

  • Sauvignon Blanc 2015

  • Albariño 2015

  • Merlot 2015

  • Arinarnoa 2014

  • Tannacito 2013

  • Grappa Clásica

Charlamos sobre los vinos, sus aromas y colores, las características particulares de cada uno y con qué comidas harían buena pareja. Mi preferido fue el Tannacito, de color vivo y profundo, aroma intenso, roble, ciruelas pasas y chocolate; elegante y generoso en boca. Nos fuimos con sonrisas en nuestros rostros, parecidas a las que nos recibieron, y con la certeza de que al escuchar a cada integrante de la familia De Maio se percibía lo mismo: el cariño que tienen por ese lugar, por esa casa grande en la que vivieron sus abuelos, por la familia y por el vino.

By | 2017-06-14T23:14:01+00:00 November 30th, 2015|Canelones, Guía de Bodegas, Uruguay|

About the Author:

Mi nombre es Gabriela y soy la autora de este blog. Soy escritora y sommelier. Viajo lento por las regiones vitivinícolas del mundo en busca de hermosos paisajes, historias y vinos únicos.