Fiesta del vino en Pfalz, Riesling y cerezos en flor

¿Cuáles son las posibilidades de coincidir con una fiesta relacionada al vino en la región vitivinícola Pfalz, en Alemania? La verdad es que muchas. En los pueblos alemanes se llevan a cabo muchas celebraciones, con diferentes motivos, a lo largo del año. Solemos asociar al país con la cerveza, y la Oktober Fest, pero en las regiones vitivinícolas alemanas, ubicadas, en su mayoría, al suroeste del país, se brinda con vino.

No fue tan sencillo, como visitante extranjero que no habla alemán, encontrar una fiesta en el pequeño pueblo de Gimmeldingen. Si bien se veían muchos visitantes de distintos lugares de Alemania, casi no había extranjeros. Neustadt an der Weinstraße es el nombre de la principal ciudad de la región Pfalz. A su alrededor hay varios pueblos, subdistritos, que desde una perspectiva desde la altura se ven como pequeños grupos de casas entre grandes extensiones de verde.

Me alojaba con mi familia en Eppelheim, muy cerca de Heidelberg, y en el trayecto a Pfalz, a medida que nos acercábamos a la región, el paisaje se iba transformando. Luego del gran puente, de colores azul y rojo, sobre el río Rin, el paisaje se llena de viñedos. Espaldera es el sistema de conducción elegido y las variedades más plantadas en la zona son Riesling, Dornfelder, Müller-Thurgau, Portugieser y también, en menor proporción, Kerner, Silvaner, Scheurebe, Spätburgunder, Morio-Muskat, Weissburgunder y Gewürztraminer.

El primer intento de participar en una fiesta en Pfalz fue en una bodega de la región. Al llegar al lugar había una gran carpa con mesas y sillas, una barra en donde se vendía vino, comida y una banda de música que se preparaba para tocar. Había muy pocas personas porque era temprano, por este motivo decidimos continuar el paseo. Cerca del mediodía llegamos a Gimmeldingen, un pueblo que tiene dos mil quinientos habitantes y un nombre que parece un repiqueteo de campanas.

Muchas personas, en lo que parecía un éxodo, caminaban entre los viñedos en dirección a Gimmeldingen. Los motivos de la celebración eran la llegada de la primavera y en particular la floración de los cerezos, que ubicados en los costados de la viña definen un paisaje perfecto. Casi no había lugar para estacionar y los autos se acomodaban en pequeños espacios disponibles entre los viñedos. En el camino ya se veían puestos de comida, mesas al aire libre y espacios con juegos para niños.

Las bodegas —weinguts en alemán—, ubicadas dentro del pueblo, abrían sus puertas ofreciendo sus vinos y gastronomía local. Los menús eran sencillos, salchichas, chucrut —hojas de repollo fermentadas en agua con sal, plato típico alemán—, ensaladas de papas, sándwiches de carne de cerdo y más. El aire era festivo y todos conversaban y brindaban con extraños. Una señora que se sentó a mi lado, con la que solo podía hablar por señas, me ofreció comida de su plato mientras yo esperaba el mío.

En la plaza principal, además de grandes mesas de madera que reunían a desconocidos para brindar y conversar, había muchos puestos de comida. Salchichas, hamburguesas y carne a las brasas eran algunas de las opciones. También había espacios con ofertas dulces como panqueques, cheesecakes y helados. Malabaristas, un coro de adultos mayores, puestos de artesanías y souvenirs eran algunas de las actividades y ofertas de entretenimiento.

Las edades de los presentes eran de todas las variedades y parecían divertirse en igual medida. Siempre pienso que el vino nos une, no de una forma consumista y vanidosa, sino a través de compartir con otros este producto que nace de la tierra, con ayuda de la mano del hombre, y que crea historias a su alrededor.

¿Te gustó este post? Suscribite al blog para recibir las novedades de La Calicata en tu email.

También, podés seguirnos por Instagram, Facebook Twitter  y YouTube

2017-05-11T12:33:56+00:00 Mayo 11th, 2017|Alemania, Historias de viaje|

About the Author:

Mi nombre es Gabriela y soy la autora de este blog. Me encanta leer y escribir. Soy sommelière y una apasionada por las historias del vino. Viajo lento por las regiones vitivinícolas del mundo y cuento historias.

Leave A Comment