Julie Dupouy | Charlas con Vino

Julie Dupouy es la Mejor Sommelier de Irlanda desde 2009 y en el último concurso de Mejor Sommelier del Mundo alcanzó el tercer puesto. Julie trabaja en el restaurante Greenhouse, ubicado en el centro de Dublín, y también tiene una empresa de consultoría llamada Down2wine.

GZ: Te mudaste a Dublín en el 2003. Naciste en Francia. Leí que decidiste mudarte a la capital irlandesa debido a la cultura del país. ¿Es correcto?

JD: Sí, soy del sur de Francia, soy de un pueblo llamado Agen que está situado a 100 kilómetros entre Burdeos y Toulouse. Justo en el centro. Me mudé por primera vez a Dublín en el 2004 para mejorar mi inglés y después me fui en el 2005 y volví en el 2007. Realmente disfruto la cultura de aquí, la forma en la que la gente tiene un acercamiento bajado a tierra de las cosas, en los restaurantes, por ejemplo, son muy amigables. Realmente amo a la cultura irlandesa y por eso decidí volver.

GZ: Con tu experiencia en Greenhouse y en otros restaurantes en los que has trabajado y también gracias a tu empresa conoces muy bien las preferencias de los dublineses e irlandeses con respecto a la bebida. Aquí tienen dos competidores fuertes para el vino que son la cerveza y el whisky. ¿Cuáles ves que son sus preferencias con respecto al vino?

JD: Como bebida no alcohólica, la más consumida en Irlanda es té. Definitivamente hay muchas cervecerías artesanales abriendo en todo el país, la moda de la cerveza está muy extendida. Hay muchas cervecerías y, también, muchos estilos de cerveza. Luego hay un gran énfasis en gins y whiskies. Tenemos cada vez más y más gins interesantes que están siendo creados tanto en Irlanda del Norte como en Irlanda. Inclusive tenemos un gin que se llama Berta’s Revenge que está hecho de suero de leche. Es muy especiado, muy interesante. Y luego sí, los whiskies. Hay muchas empresas especialmente la Teeling Whisky Company que reabrió hace unos años en Dublín. El vino es consumido al igual que otras bebidas. Es un producto que está en desarrollo. Hay viñedos muy pequeños en Irlanda pero no es un país productor de vinos debido al clima. Las personas son muy abiertas de mente con respecto a probar diferentes estilos de vino. Hay estilos muy populares en el mercado pero las personas cuando van a un restaurante no son cerradas con respecto a lo que beben. Ciertos vinos son populares: Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda, Rioja o Malbec de Argentina. Pero aún así encuentras opciones menos conocidos, inusuales, opciones “fuera de la caja” y las personas están interesadas en probarlas.

GZ: Leí en una entrevista que descubriste el vino a los 16 años. Eras muy joven. Tu abuelo abrió una botella de vino del año de tu nacimiento. Luego de eso, leíste sobre vinos y decidiste ser sommelier. ¿Es verdad?

JD: Sí, esa fue en realidad la ocasión en la que me permitieron tomar una copa de vino por primera vez. Había tomado vino antes, de más joven. Creo que empezó con mi chupete mojado en Champagne cuando era un bebé. El abuelo de mi abuelo hacía vino pero nunca tuve la oportunidad de tomarlo porque era yo muy joven. Mi abuelo materno era un hombre de campo y hacía vino para autoconsumo, entonces siempre había vino en la mesa. Principalmente estaba mezclado con agua. Las personas tomaban para calmar la sed y era básicamente vino con agua. Cada tanto se me permitía beber un pequeño vaso de vino con agua. Pero en mi cumpleaños número dieciséis me dieron una copa de un vino de la añada de mi cumpleaños. Era un Margaux, Château Marquis de Terme, era del 1983 y estaba encantada. No sabía sobre vino. No puedo decir si era bueno o no, pero estaba encantada. Primero estaba interesada en trabajar en la industria del perfume. Siempre me gustó, cuando era niña, juntar flores y realizar infusiones con agua y otros líquidos e intentar extraer los aromas. Pero cuando hice un poco de búsqueda de información, tuve la impresión de que sería difícil conseguir un trabajo en la industria. Y luego probé aquel vino y pensé que sería una opción porque en el vino los sentidos son muy importantes y eso fue lo que hice.

GZ: Desde ese momento hasta ahora has tenido muchos años de experiencia en la profesión. ¿Qué es lo que más te gusta de ser sommelier?

JD: Descubrir vinos cada día. Cuanto más estudias, más aprendes y te das cuenta cuan grande y vasto es el mundo del vino. Y también me gusta la idea de conocer muchas personas. Gente interesante, gente apasionada. Viajar, conocer lugares hermosos también es un punto importante. Los viñedos siempre están en lugares hermosos. Luego está el lado de compartir mi pasión. Hacer que las personas comprendan mejor qué es lo que les gusta y qué no. El maridaje con la comida. Es un trabajo muy diverso.

GZ: Mencionaste los viajes a regiones del vino. Según tu experiencia quisiera que me dijeses cuál es tu top 3 de regiones del vino.

JD: Me encanta Sudáfrica. Fui a Sudáfrica en el 2010 y en ese momento no sabía demasiado sobre sus vinos. Estaba empezando a probar vinos sudafricanos presentes en el mercado irlandés. Fui allí por seis días y me pareció hermoso. Las personas te reciben muy bien. Es muy fácil viajar, parar en bodegas donde por una suma muy económica podías probar muchos vinos sin tener que agendar previamente. Me encantaría volver con más conocimiento sobre el país y sus vinos para valorar más. Luego, Santorini. Fui en mi luna de miel y tenía que encontrar el momento para el vino. Nunca había tomado Assyrtico y quedé impresionada con la calidad de algunos vinos. No solo de Assyrtico, también los vinos tintos, el vin santo, la belleza de la isla, las viñas creciendo en canastas, es hermoso. Y, por último, Nueva Zelanda, tuve la suerte de ir en enero y es uno de los lugares más hermosos en los que estuve. Los colores del lugar, las personas, los vinos, las variedades disponibles y la calidad de los vinos. Es muy difícil tomar un vino y que no te guste. Todo parecía tener altos estándares de calidad.

GZ: La última pregunta es: si pudieras tomarte una copa de vino con alguien a quien admiras, ¿quién sería?

JD: De la industria del vino sería Gerard Basset que tuve la chance de conocer. Creo es una persona maravillosa. Te hace sentir bien cuando hablas con él. No sientes que está intentando impresionarte. Si no es alguien de la industria del vino, tal vez, si estuviese vivo, sería Nelson Mandela. Como una persona icónica en el mundo.

By | 2017-10-08T09:15:13+00:00 August 11th, 2017|Charlas con Vino, YouTube|

About the Author:

Mi nombre es Gabriela y soy la autora de este blog. Soy escritora y sommelière. Viajo lento por las regiones vitivinícolas del mundo en busca de hermosos paisajes, historias que contar y vinos únicos.