Rueda, hogar de Verdejo

La primera región vitivinícola que decidí visitar en España fue Rueda. Hice la elección en base a la cercanía con mi lugar de llegada a Europa, Madrid, y porque había leído que en los últimos años el crecimiento de esta Denominación de Origen había sido sorprendente, superando en importancia a otras regiones de vinos blancos en España.

Existen 74 municipios de la comunidad de Castilla y León que pertenecen a la D.O. Rueda. De ellos, 53 se encuentran al sur de Valladolid, 17 al oeste de Segovia y 4 al norte de Ávila. La uva más plantada y el emblema de la región es la Verdejo, el resto de las cepas blancas son Sauvignon Blanc, Viura y Palomino fino. Es una región de vinos blancos por excelencia pero también cuenta con algunas hectáreas plantadas con cepas tintas como Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Garnacha. El método de conducción tradicional es el vaso aunque en los últimos años la espaldera está cobrando importancia debido a su posibilidad de mecanizado.

El viaje desde Valladolid hasta los municipios que abarca la D.O. es disfrutable. Se ven paisajes ondulados, tonalidades de verde, pequeños pueblos y viñedos. Las rutas están señalizadas, en excelente estado y son muy ágiles y seguras. La mejor opción, en precio y comodidad, es alquilar un auto. También se puede llegar a algunas zonas en ómnibus o tren pero no es tan óptimo ya que algunas bodegas quedan alejadas de los centros poblados.

Los expertos concuerdan en que el carácter de Rueda está definido por tres elementos: la uva autóctona de la zona, la Verdejo, el clima continental y los suelos cascajosos.

La Verdejo

La Verdejo le atribuye su nombre al color verde de sus granos. Con esta uva se obtiene un vino de color amarillo pálido a pajizo con reflejos verdes. Sus aromas característicos son frutales: pera, mango, maracuyá y durazno. También se encuentran aromas herbáceos: heno, anís e hinojo. En algunos verdejos pueden apreciarse aromas florales delicados. En boca es fresco, con cuerpo y con un toque agradable amargo, que los productores resaltan como “típico de la Verdejo”.

Con respecto a la regulación, el Rueda Verdejo tiene un mínimo de 85% de Verdejo y en el porcentaje restante pueden utilizarse el resto de las cepas blancas autorizadas por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen. Crianza sobre lías, vinos sin barrica, vinos fermentados en barrica, cosechas tardías son algunos de los métodos de vinificación que varían según los objetivos de la bodega y las preferencias del mercado.

Algunos productores eligen tener en su gama de vinos una opción de verdejo fresco, aromático, según sus palabras “un vino divertido para atraer a la gente joven que no consume vino de forma habitual”. Una bebida que sirve como aperitivo y que tiene salida en bares para el tradicional tapeo español. Estos vinos son una buena forma de acercarse por primera vez a este cepa.

Los Verdejos de Rueda pensados para representar la identidad de la variedad se destacan por sus toques herbáceos y su amargor característico. Este Verdejo es un vino más gastronómico. Se puede acompañar con pescados suaves, carne blanca, verduras. Algunos tienen crianza sobre lías lo que le otorga densidad en boca y aromas de fruta madura.

Los Verdejos fermentados en barrica me los presentaron como una opción para los amantes de los tintos que quieren experimentar cepas blancas. Aparecen los aromas provenientes de la crianza en barrica: especias, vainilla y manteca. Pueden acompañar carnes, verduras asadas o pescados grasos.

Clima continental

Inviernos muy fríos y largos. Primaveras que parecen inviernos con heladas tardías y muy bajas temperaturas. Veranos cortos, muy caluroso y secos, con tormentas ocasionales. La D.O. Rueda se encuentra en una zona alta, entre 700 y 800 metros sobre el nivel del mar. Muchos viñedos se plantan en terrenos con suaves relieves. Llueve poco, entre 300 y 500 mm anuales, es por eso que las enfermedades en las plantas son poco habituales y pueden realizarse cultivos orgánicos.

Suelos cascajosos

En Rueda los suelos son cascajosos, que se definen como un conjunto de piedras o de fragmentos de piedra. Esto logra que el drenaje sea fácil y tenga buena aireación. La tierra es algo rojiza, rica en magnesio y calcio, de textura arenolimosa.

El auge de Rueda tiene sentido. Grandes grupos inversores y bodegas con larga trayectoria han apostado por la zona, sumándose a los productores originales que luchan por destacarse en un mercado competitivo. Los estándares de calidad suben, los consumidores, cada vez más expertos, exigen. Pero la tierra es la misma, la Verdejo hace siglos que llegó a España, el clima, aunque cada vez más hostil, se mantiene dentro de lo esperado y el potencial de Rueda siempre estuvo ahí, esperando su momento.

By | 2017-06-12T11:41:53+00:00 April 12th, 2016|Castilla y León, España, Regiones del Vino, Rueda|

About the Author:

Mi nombre es Gabriela y soy la autora de este blog. Soy escritora y sommelier. Viajo lento por las regiones vitivinícolas del mundo en busca de hermosos paisajes, historias y vinos únicos.